4 de agosto de 2016

La astucia anticonceptiva


No tener hijos debe ser tan espontáneo como cualquier otra decisión en la vida, que no se castigue pero que tampoco se celebre. La espontaneidad de la que hablo es sin duda la misma que se debe tener ante cualquier caso que converja alrededor de la diversidad, lo que para esta época es, entre tanto, plausible.

No se celebra el optar por una vida sin hijos, pues hablar de ello como una opción válida no necesariamente debe tomar como referente el caso contrario, es notorio que hay un cierto entusiasmo juvenil por ensimismarse en sus propias vidas: placeres, libertades, proyectos y algunos pseudoargumentos que en ocasiones publicitan frente a otros como una ventaja social, apta para las dinámicas a las que nos somete la sociedad actual.

Ahora, con 25 años de edad decidí no tener hijos, no obstante admiro a quienes son o quieren ser padres, sea por ocasión de planearlo o no, quienes dedican parte de su vida a ejercer dicha condición son personas que demuestran que una vida con hijos puede afrontar todo tipo de angustias y no por ello resta posibilidades, ni de felicidad ni de comodidad. En general, se trata de desmitificar la paternidad como una contingencia adversa.

No olvidemos que la anticoncepción es un invento reciente, en cambio, la concepción es más espontanea que nuestras opiniones y ser padre es más probable que muchos otros imaginarios que tengamos para nuestra vida futura. Negarse a ello no puede vanagloriarse como brillantez o astucia frente a lo que es por sí mismo natural.

Decidir por una vida sin hijos se trata de coherencia en cuanto intereses de cada quien: profesionales, personales, sociales, de clase etc; no obstante, serviría de argumento en la medida en que no se origine en temores individuales. Economía, libertad/libertinaje, el riesgo de educar “criminales” que luego serían parte de la sociedad; son elementos que enunciados solo ubican esta valiosa decisión en un estatus de egoísmo y miedo, estatus que por su validez y seriedad no se merece.

*Taller de Opinión es un proyecto de

El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades e instituciones vinculadas con el proyecto.

Publicado en Taller de Opinión del Diario EL COLOMBIANO
Leer más

28 de abril de 2016

La prosa de la contrainsurgencia. Ranajit Guha - Reseña.

Este texto contempla una serie de análisis que pretende esclarecer y criticar la historiografía, a partir de obras históricas escritas para las rebeliones ocurridas en la India (S XIX). En éste se contempla una clasificación de discursos que son descritos en cuanto características propias, similitudes y diferencias.

El Discurso Primario

Es un discurso escrito de manera casi sincrónica en cuanto iban sucediendo los hechos, es decir, contemporáneos a los sucesos. Éste se escribe desde un punto de vista oficial respondiendo a intereses de gobierno. Quienes hacen parte de este discurso primario eran quienes participaban de la misma historia que a su vez era escrita, la fuente era su propia experiencia, por ende escribían con un sesgo determinado por la información que debían proporcionar a la estructura de la cual hacían parte y su postura política. "Su producción y circulación estaba supeditada necesariamente a las razones del estado".

Leer más

26 de abril de 2016

La globalización y las culturas. Pasar de lo simple a lo complejo

Tantas versiones de calle de lo que la gente entiende por “globalización” debe llevarnos a cuestiones sobre la naturaleza de tal fenómeno, sus alcances, implicaciones, qué prevenciones y que provecho puede sacarse de ésta.

En mucho menos de 20 años he escuchado sobre la globalización a diestra y siniestra, entre tanto, me parece curioso que de las mismas personas escucho comentarios positivos y negativos a la vez, como si no se pusieran de acuerdo con ellos mismos, como si la globalización fuera un partido político o un grupo económico que simpatiza y a veces no, según el rumbo de sus decisiones.

Leer más

El aprendizaje en la cultura. Una perspectiva diversa para entender el desarrollo mental

La historia reciente nos muestra cómo el aprendizaje ha sido objeto de estudio por parte de la psicología cultural, con miras a comprender diversos asuntos de la evolución mental del hombre; sin embargo desde algunas otras áreas se ha pensado el aprendizaje desde perspectivas diversas que buscan desnaturalizar la evolución de la mente como algo meramente biológico y darle importancia a la interacción del individuo con el espacio, los demás individuos, la cultura en general y cómo todo esto modifica la psicología misma del ser humano.
Leer más

17 de febrero de 2016

El diálogo intercultural (Jesús Alberto Echeverri)

El diálogo intercultural es un texto que abre una discusión respecto a la necesidad de ampliar estudios sobre educación comparada que den cuenta de las limitaciones en la lectura de otras tradiciones y su adaptabilidad con el entorno colombiano, se hace un recorrido por los avances colombianos en términos de pedagogía y ofrece interrogantes que inquietan al lector sobre ésta como disciplina que debe ser tomada en serio para consolidarla.

Hay una denuncia inicial por parte del autor, y la expone a partir de dos nociones: improvisación y servidumbre, en donde esta última es la causante de la primera, así entonces, se llega a la improvisación, es decir, a un constante reinicio de tareas en la medida que estemos atados al consumo externo de modelos pedagógicos a modo de imitación. Se hace necesario promover la acumulación de conocimientos en diálogo con las producciones propias, beber de diversas fuentes de modo enriquecedor, acumulativo y contextualizado.

Leer más

19 de noviembre de 2015

Educar a los Manotazos

Hace poco caminaba con mi compañera por la ciclorruta que, a esa hora, estaba vacía e iluminada. Amparados por la luz nos sentimos seguros. De repente, una campana de bicicleta y una mirada frenética: un extranjero manoteaba, enojado, porque no ocupábamos el espacio peatonal.

Horas antes, en cine, se sentó a mi lado un caballero elegante que, a manera de solución a la trama de la película, exclamó: “¡Matémoslos a todos!”. Esa fue su sentencia ante la devastación de las selvas colombianas, a manos de los humanos.

Leer más